Publican protocolo que regula la objeción de conciencia a la interrupción de embarazo

Published On 30 Enero, 2018 |

Se establece que el cirujano o institución privada en ningún caso pueden negar otro tipo de tratamientos a quien aborta y en caso de faltar profesionales deberán efectuar de todas  formas la interrupción del embarazo si está en peligro la vida de la madre.


 

El Ministerio de Salud (Minsal) publicó el sábado anterior en el Diario Oficial el  denominado “Protocolo para la manifestación de objeción de conciencia personal y para la objeción de conciencia invocada por instituciones en el marco de lo dispuesto en el artículo 119 ter del Código Sanitario”.

En el texto se establece que las objeciones personales y las institucionales son independientes, por tanto una no deriva en la otra. Para el primer caso, la objeción debe formalizarse por escrito, así como completando un formulario dispuesto por el Minsal para tales efectos. En el segundo caso, las instituciones deben enviar una solicitud al Ministerio de Salud.

De todas formas “la objeción de conciencia no se extiende a las funciones de gestión y dirección en el establecimiento de salud, cualquiera sea la denominación y rango de su ámbito de acción y responsabilidad en estos roles”, indica el protocolo.

Además, añade el reglamento, un médico cirujano no puede excusarse en la objeción de conciencia cuando  esté en riesgo la vida de la mujer o esta requiera atención médica inmediata o impostergable y no exista otro médico que pueda realizar la intervención.

La objeción de conciencia no procede tampoco para ningún otro tipo de orientación y/o información requerida por quien interrumpió su embarazo, ni por los cuidados posteriores a ello.

En este orden el protocolo indica que “el establecimiento de salud debe contar con al menos un equipo de salud disponible” para la interrupción del embarazo, caso contrario, será responsable de coordinar la derivación de manera inmediata y asumir cualquier costo adicional

De igual manera, el establecimiento de salud deberña capacitar en la temática a los tratantes y establecer mecanismos para coordinación expedita.

Por último, en ningún caso los servicios públicos de salud podrán invocar la objeción de conciencia, como tampoco los privados adscritos al Sistema Nacional de Servicios de Salud.

La Corporación por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Miles) consideró que “el respeto a este protocolo requiere de una profunda sensibilización y capacitación al personal médico, así como de campañas comunicacionales y fiscalizaciones que esperamos el Estado financie e implemente”


 Notas relacionadas:

Radio BíoBío

La Tercera


 

 

Comments are closed.