Exchange and training of competencies of obstetric nurses and midwives among Chile and México. MacArthur Foundation & Corporación Miles

Published On 20 Marzo, 2018 |

Por Paula Rivera*


 

Paula-RiveraEste proyecto surge de la alianza entre entidades civiles, corporación MILES, y Fundación MacArthur, y gubernamentales, como lo es SEDESA, (secretaria de salud, México) que tiene como objetivo principal entregar herramientas en base a competencias, en la gestión clínica y administrativa, a las enfermeras licenciadas en obstetricia, nuestras símiles en México, con la finalidad de facilitar en los servicios de salud públicos, al  personal directivo y operativo, las condiciones para la sensibilización y posterior implantación o implementación, del modelo de atención a las mujeres en el parto con enfoque humanizado, intercultural y seguro, así como brindar toda la información para modificar el paradigma de atención del embarazo, parto, puerperio y de la/el recién nacido, tomando en cuenta las recomendaciones de la OMS, las evidencias científicas, los derechos humanos, la interculturalidad, y las experiencias exitosas de otros países latino americanos, como Chile, dentro del marco normativo nacional mexicano.

En la actualidad, existe una serie de indicadores y datos que sugieren que la atención a las mujeres en México atraviesa por varias problemáticas; el Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y no Discriminación contra las Mujeres 2013-2018 (Pro igualdad 2013-2018), señala que la Razón de Mortalidad Materna en México, se estima en 43 defunciones por 100 mil nacidos vivos, con contrastes por entidad federativa, y también expresa que un problema casi desapercibido es que 46.2% de los nacimientos de mujeres de (20-49) años son cesáreas (20.5% programadas y 25.7% por urgencias) refiriendo que en los 12 últimos años el número de cesáreas se incrementó en 50.3%, en el sector público en un 33.7% y en el privado en 60.4%. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 refiere que México ocupa el cuarto lugar a nivel mundial (después de China, Brasil y Estados Unidos) en el uso de la práctica de cesáreas sin indicación médica, por otra parte, la insatisfacción de las usuarias está relacionada con la violencia en los procesos de atención perinatal, conocida como violencia obstétrica; problemática ampliamente conocida, de la cual se cuenta con estudios cualitativos acerca de ella en México.

Consideramos que el aporte de la matronería chilena, que está alineada con los procesos que se dan a nivel internacional en el resto del mundo, representa una oportunidad valiosa para fortalecer la calidad técnica y humana de los servicios de salud en México, ya que la experiencia de haber transitado por un proceso similar al que intenta realizar este país, puede allanar el camino hacia el cambio o quiebre de paradigmas que implica la implementación de un nuevo modelo de atención en salud, reconocer que el nacimiento es un proceso natural con significados culturales y sociales, que en general no se toman en cuenta en la atención pública y privada, pero que son fundamentales para la dignidad, calidad y la seguridad de la atención de las mujeres, garantizando sus derechos humanos.

Por último, es interesante mencionar el hecho no menor de colaborar con la OPS/OMS, apoyando el fortalecimiento del área clínica y de gestión de un hospital público de CDMX, y en concreto, proveer los datos estadísticos que permitan generar una línea de base de trabajo, para esta entidad, puesto que, como premisa fundamental sabemos que “lo que no se define no se puede medir, lo que no se mide no se puede mejorar y lo que no se mejora se degrada siempre”.


*Matrona


 

 

Comments are closed.