Definiciones sobre el Aborto

Published On 31 Marzo, 2014 |

horacio-croxattoPor Horacio Croxatto*. Una definición simple del aborto es la interrupción de un embarazo antes que el feto sea viable fuera del vientre materno.

El aborto le pasa a la madre y al nuevo individuo que está en desarrollo. Para ambos tiene consecuencias. Para la madre pueden ser buenas o malas e incluso ambas. Si no quería ese hijo o hija o el embarazo ponía su salud o su vida en peligro es una buena consecuencia para ella. Si el feto no es viable después de nacer o tiene fallas graves de su desarrollo que van a ser un obstáculo para disfrutar la vida y van a crear serios problemas para sostener su desarrollo y desempeño en la vida, las consecuencias del aborto para la madre son positivas.

Para el nuevo individuo también pueden ser buenas o malas. Con el aborto se muere, pierde la oportunidad de nacer, conocer el mundo y experimentar una vida plena. Pero si era anencefálico lo anterior es totalmente irrelevante.

El embarazo es algo que le pasa a la madre no al embrión y el embarazo comienza cuando el cuerpo de la madre empieza a funcionar de un modo distinto al de sus otros ciclos menstruales. Ello ocurre cuando el embrión en estado de blastocisto se implanta en el útero, cosa que ocurre una semana después de la ovulación o fecundación.

Algunos sostienen que el embarazo comienza con la fecundación del óvulo. Cuando se fecunda un óvulo en un tubo de ensayo, ni el tubo de ensayo ni la mujer que va a recibir ese embrión están embarazados por lo tanto fecundación no es sinónimo de embarazo. Si aceptamos que el embarazo comienza con  la implantación del embrión, toda pérdida embrionaria que ocurre antes de la implantación no cae dentro de la definición de aborto.

La etapa del proceso reproductivo en que se interrumpe un embarazo es crucial para valorar sus consecuencias. Si recorremos el proceso desde la fecundación en adelante vemos que un espermatozoide se fusiona con un óvulo dando origen a una célula que llamamos cigoto. Esa célula comienza a dividirse progresivamente en un número creciente de células que son cada vez más chicas pues en esa etapa no se está generando materia viva nueva sino que se está parcelando lo que hay. En esta etapa hablamos de embrión preimplantacional (EP). Esto ocurre en la trompa de Fallopio, un órgano tubular que conecta la superficie del ovario con la cavidad del útero. Al final del tercer día después de la fecundación el EP pasa al útero donde sigue desarrollándose hasta constituirse en un blastocisto, que es el estado de desarrollo que tiene la capacidad de implantarse.

El blastocisto es una estructura compuesta de 200 células de las cuales 20 van a formar el embrión y 180 van a formar la placenta. En este estado es solo un puñado de células que tiene un tremendo potencial de desarrollo y eventualmente puede llegar a ser un feto el cual consta de millones de células muy diversas entre sí.

Del mismo modo que un huevo no es una gallina aunque puede llegar a serlo o una semilla no es un árbol aunque puede llegar a serlo, un blastocisto no es una persona aunque puede llegar a serlo. Para que posea los atributos de persona es indispensable que sepa que existe, tenga conciencia de sí mismo y distinga el yo de todo lo demás. Para ello tiene que formarse un sistema nervioso funcionante y ello no ocurre antes de las 12 semanas que siguen a la fecundación.

Mientras no sea persona sus derechos, si es que tiene alguno, no pueden estar por encima de los derechos de la madre que es sin ninguna duda una persona con plena conciencia de su existencia, con responsabilidades, autonomía, y claros derechos sobre su cuerpo y su plan de vida.

Por lo anterior la interrupción voluntaria del embarazo decidida por la madre antes de las 12 semanas, solo implica que el embrión en desarrollo interrumpe su desarrollo y de ningún modo implica privar de la vida a una persona. De no ser hacer así sería difícil entender cómo es que la Naturaleza que consideramos tan sabia y representativa de la voluntad del Creador determina que cerca del 40% o más de los embriones que se forman interrumpen espontáneamente su desarrollo y mueren, en la especie humana.


* Médico y científico chileno, especialista en reproducción humana.

Comments are closed.