irlanda-aborto

Ley del aborto en Irlanda es “humillante”, según Comisión de Derechos Humanos de ese país.

Published On 24 Octubre, 2017 | Noticias

La Comisión de Derechos Humanos de Irlanda del Norte denunció que la ley del aborto en la provincia británica viola los derechos humanos de las embarazadas y les somete a un tratamiento “humillante” e “inhumano”.


 

La abogada de la Comisión efectuó esas declaraciones al comienzo hoy de una vista celebrada en el Tribunal Supremo del Reino Unido en Londres, que tramita un recurso de apelación presentado por la comisión contra un fallo de la Justicia norirlandesa.

Durante los próximos tres días, la máxima instancia judicial británica escuchará los planteamientos de la NIHRC, que sostiene que la actual legislación prohíbe a la mujeres abortar en Irlanda del Norte cuando el feto presenta anomalías graves o cuando el embarazo es fruto de una violación o incesto, lo cual, según la comisión, representa un caso de discriminación sexual.

Las restricciones que impone la ley norirlandesa infringen, además, el derecho a la autonomía de las embarazadas de manera “injustificada”, recalcó la representante de la comisión, Nathalie Lieven, ante los siete jueces que componen el Tribunal Supremo del Reino Unido.

En Irlanda del Norte, el aborto está regido por dos leyes -de 1861 y 1945-, que establecen que la terminación del embarazo es delito, excepto cuando corre peligro la vida de la madre o hay riesgo de que la mujer sufra problemas físicos o mentales si continúa con la gestación.

Además, los profesionales que practiquen un aborto ilegal pueden ser castigados con la cadena perpetua.

En el resto del Reino Unido, Inglaterra, Gales y Escocia se rigen por la ley del aborto de 1967, que lo autoriza hasta las 24 semanas de embarazo, pero este plazo puede ser extendido si hay riesgo para la madre.

En 2015, el Tribunal Superior de Belfast dio la razón a la NIHRC y consideró que la ley del aborto de la región viola los contenidos de la Convención Europea de Derechos Humanos.

La Fiscalía y el Ministerio de Justicia norirlandés recurrieron aquel histórico fallo y el Tribunal de Apelaciones de la provincia dictaminó el pasado junio que la reforma de la ley del aborto es responsabilidad del Gobierno autónomo, por tratarse de un asunto “complejo y moral” que compete al poder legislativo y no al judicial.

La Asamblea norirlandesa ya votó el pasado año en contra de legalizar el aborto cuando el feto presenta anormalidades, al contar con el rechazo de diputados de partidos unionistas-protestantes y nacionalistas católicos, lo que da una idea de la complejidad de este asunto.

Asimismo, el Ejecutivo autónomo norirlandés permanece suspendido desde el pasado enero y, desde entonces, las principales formaciones no han sido capaces aún de lograr un acuerdo de gobernabilidad.


Fuente: Rcnradio.com


 

 

Comments are closed.