thumbs_b_c_0c8ee3151316282d5658fed9f3f581f4

La mujer que puso a la despenalización del aborto en la agenda chilena

Published On 4 Octubre, 2017 | Noticias

La Agencia Anadolu entrevistó a Claudia Dides, directora de la organización Miles, es una de las artífices de la ley que avala la interrupción del embarazo en el país sudamericano.

Claudia Dides es uno de los personajes clave detrás de la despenalización del aborto en Chile. Su trabajo desde la dirección ejecutiva de Miles, una organización promotora de los derechos sexuales y reproductivos, permitió que la interrupción voluntaria del embarazo fuera incluida en la agenda de gobierno de la presidenta chilena Michelle Bachelet.

La directora ejecutiva de Miles les pidió a los candidatos presidenciales del 2014 que expusieran sus posiciones frente a la despenalización del aborto y es reconocida en el Congreso porque buscó que la ley tuviera el apoyo de los parlamentarios.

El rostro de Dides es familiar en Chile al convertirse en una de las líderes de las marchas que pedían en las calles la despenalización del aborto cuando la vida de la madre corra peligro, el feto tenga una alteración congénita o genética letal, o el embarazo se haya dado luego de un abuso sexual.

La directora ejecutiva de Miles le cuenta a la Agencia Anadolu el camino que siguió la histórica despenalización del aborto y su rol en la ley que permite la interrupción del embarazo.

¿Cuál fue su rol en el diseño y promoción del proyecto que despenaliza el aborto en tres casos?

Formamos Miles en un contexto chileno de movilizaciones estudiantiles, ecológicas, regionalistas y de diversidad sexual lo que nos indicaba que era posible volver a plantear los temas que habían sido vedados en Chile.

En el 2013 presentamos una iniciativa a través de 15 parlamentarios con las tres causales del aborto y luego una en el Senado. Logramos incidir como Miles en la agenda de las elecciones del 2014 al solicitar a cada candidato que se manifestara sobre la despenalización del aborto. Se logró que ingresara a la agenda del gobierno de la actual presidenta Bachelet quien mantuvo la voluntad política de seguir adelante con esta iniciativa.

Hicimos un trabajo de argumentación directa con parlamentarios y en comunicación permanente con personas que trabajan dentro del gobierno que mantienen buena relación con Miles. Fue una gran labor reconocida por la sociedad chilena. Hoy contamos con unas 400 personas capacitadas y profesionales de la salud que serán un aporte para el proceso que viene.

¿Qué la motivó a apoyar esta iniciativa?

Soy socióloga e investigadora en temas de salud sexual y reproductiva desde 1992 y conozco que uno de los temas cuestionados por la sociedad chilena más conservadora y las élites en el poder justamente se relaciona con el derecho a decidir de las mujeres.

Participé activamente de la incorporación de la anticoncepción de emergencia en Chile, un tema que también ingresó al Tribunal Constitucional y sobre el que luego de 10 años todavía hay objetores de conciencia.

Creo que en Chile falta mucho para la democratización de la vida de las mujeres, seguimos además amarradas a leyes y concepciones patriarcales y misóginas. Además el país vive una crisis en la política muy profunda y en un marco de una constitución política que fue impuesta en la dictadura (de Augusto Pinochet). Entonces cuándo vas relacionando los temas te encuentras con lo central que son las mujeres en muchos aspectos en Chile.

¿Qué derechos se garantizan con la despenalización en los tres casos?

Claudia Dides: el derecho a decidir, el derecho a la autonomía, el derecho a la salud y a la vida. En definitiva los derechos humanos de las mujeres.

¿Cómo manejó la oposición por motivos religiosos e ideológicos que tuvo esta iniciativa?

En general fui bastante clara en manifestar que no es un tema de valores ni religioso. Es un tema de derechos. En un Estado laico es imprescindible separar la religión del Estado.

¿Considera que en el futuro se puede despenalizar el aborto en Chile en todos los casos?

Chile ha dado grandes batallas culturales. Claro que es posible avanzar en el aborto. Eso dependerá de lo que pida la ciudadanía y si hay cambios de gobierno que lo permitan.

¿Qué mensaje da Chile a la región con su apertura a esta ley?

Para mí es un orgullo ser parte del grupo de mujeres latinoamericanas que hemos dado gran parte de nuestras vida por la lucha del derecho a decidir y a las libertades. Dejar de ser parte de los países que criminalizan el aborto en estas causales es tan importante como cuando logramos el derecho al voto en 1949 o cuando se derrotó a la dictadura militar por vía pacífica.


Fuente: Agencia Anadolu


 

Comments are closed.