ana maria

Ana María Gazmuri: “La elite política y económica captura al poder científico”

Published On 3 Agosto, 2017 | Noticias

Por esa razón en Chile la despenalización del aborto o del consumo de la cannabis sigue estancada, asegura la presidenta de la Fundación Daya.


Un llamado a “reflexionar con evidencias” efectuó la directora de la Fundación Daya, Ana María Gazmuri con motivo de los permanentes retrasos que están teniendo en Chile la aprobación de leyes que garanticen a la ciudadanía un ejercicio real de sus libertades y derechos.

“Cuando uno se topa con las barreras que impiden que la gente transite hacia un bien vivir, ejerza sus derechos, que la ciudadanía tome sus decisiones y te encuentras con un bloqueo permanente, realmente entras en un campo de batalla por querer abrir caminos, por querer reemplazar la doctrina por reflexión, la ideología por evidencia. No es fácil y es bastante desesperanzador a veces, se hace cuesta arriba”, señala Gazmuri en relación a la lucha que ha emprendido por la despenalización del consumo de marihuana.

En entrevista con el programa “Somos Miles” (financiado por la Fundación Isabel Allende), Gazmuri añadió que pese a las adversidades “lo que impulsa a seguir por este camino (…) es que uno tiene conciencia del impacto que (la cannabis) tiene en la calidad de vida de las personas. Por tanto se transforma en un deber ético hacer todo lo posible pasar todas las barreras e impedimentos para que la ciudadanía ejerza sus derechos en esta materia”,

“A través del uso de esta planta se puede; de manera eficaz, segura y económica; mejorar la calidad de la vida de las personas, sobre todo cuando tenemos una situación de salud tan carenciada y con falta de acceso. Esto puede transformarse en una herramienta sanitaria para salir de la crisis en la salud que tenemos a lo largo de Chile”, consideró.

Confabula contra la despenalización del consumo de marihuana, y de otros temas como el aborto, el hecho de que “tenemos una élite que detenta el poder económico y político y captura el poder científico. Hacia fuera se da la imagen de que somos una sociedad muy conservadora en estos temas, cuando la ciudanía piensa completamente distinto”, sostiene Gazmuri.

“Llegamos un punto donde uno deja de pedir permiso porque las necesidades son demasiadas grandes y porque uno tiene la convicción de que está haciendo lo correcto”, redondea.

En relación a la penalización total de la interrupción del embarazo añade que “estamos en las peores condiciones a nivel mundial. (…) La Democracia Cristiana, de alguna u otra forma, ha sido un impedimento para que esto tome curso con la rapidez y celeridad que las mujeres chilenas se merecen. Toda demora implica daño profundo en las mujeres y eso no se asume”.

Gazmuri lamentó, por último, que lo anterior ha ocurrido, pese que los derechos sexuales y reproductivos “son algo de identidad, de nacimiento, no es algo que uno tenga que ganárselo, ni conquistar. Por el sólo hecho de ser mujer, debiese tenerse el poder sobre estos planos y se debiese enseñar y educar así”.

La entrevista completa puede verse aquí:

Comments are closed.