bicicleta-1-598x375

¿Cuál fue la tecnología que más hizo por los derechos de las mujeres?

Published On 5 Junio, 2017 | Noticias

Una pequeña tecnología puede cambiar y cambiarnos hasta que todo parezca irreconocible. Incluso cuando hablamos de tecnologías que sencillamente permiten que experimentemos cosas nuevas.

“Para los hombres, la bicicleta fue un juguete nuevo, otra máquina para añadir en la larga lista de cacharros que tenían para trabajar o para jugar. Para las mujeres, fue un corcel con el que cabalgaban hacia un mundo nuevo”: esa fue la sentencia de la revista norteamericana Munsey’s en 1896 sobre la tecnología que más hizo para cambiar el mundo femenino.

Aunque las bicicletas no reivindicaron el sufragio ni le enseñaron a las obreras a leer, escribir y sumar, ni defendieron en reuniones, mítines y parlamentos la dignidad de un género que nunca tuvo un pelo de débil, pero tuvieron un papel revolucionario en la revolución de la mujer.

La palabra ‘bicycle’ apareció en inglés por primera vez en 1868 en el The Daily News, y aunque su invención se suele adjudicar al Barón von Drais, la primera bicicleta de pedales se desarrolló en Escocia en 1839: no fue hasta la segunda mitad del siglo XIX (con la invención de la cadena y, sobre todo, tras la de la cámara de caucho en 1890) cuando la bicicleta se hizo realmente popular y comenzamos a necesitarla palabra.

Pero como decía Munsey’s, los derechos de la mujer tomaron velocidad sobre estas dos ruedas.

Para verlo debemos ser conscientes de cómo era la vida de las mujeres en aquella época. Su mundo era muy estrecho, siempre supervisadas por un paternalismo asfixiante que las confinaba entre las paredes de su casa, de los salones de té y las fiestas sociales. Pero la bicicleta aportó libertad.

No es extraño que, por ejemplo, Frances Willard, que fue presidenta de la WCTU, una de las organizaciones sufragistas cristianas más importantes del XIX americano, dedicara un libro entero a la bicicleta: con 53 años, y montando en una, experimentó como una epifanía esa sensación de libertad que la orientó hacia el activismo. Tenemos testimonios parecidos de mujeres como Annie Oakley, famosa tiradora del espectáculo de Buffalo Bill, o Marie Curie.

La libertad viaja sobre dos ruedas

bici

Quizá el signo más claro del cambio introducido por las bicis fue que las mujeres comenzaron a usar pantalones, un símbolo del poder masculino. Efectivamente, las bicicletas impulsaron lo que se conoció como “vestido racional”, algo que no solo era casi tres kilos más ligero que los vestidos tradicionales, sino que llevaba incorporados pantalones bombachos para poder pedalear.

 

pantalones

Charlotte Smith, de la Women’s Rescue League, escribió también en 1896: “La moda de andar en bicicleta que triunfa entre las mujeres jóvenes ha ayudado a aumentar las filas de chicas imprudentes. Algo que solo conseguirá crear un ejército permanente de mujeres marginadas”. Argumentos que aún hoy se usan en países como Arabia Saudí para mantener a las mujeres alejadas del volante del coche.


Fuente: Cronicadelnoa.com.ar


 

Comments are closed.