1479395025_764137_1479842783_noticia_normal_recorte1

Francia debate el derecho a la legítima defensa de la mujer maltratada

Published On 24 Noviembre, 2016 | Noticias

La condena de Jacqueline Sauvage, que mató a su marido de tres disparos, genera el debate.


¿Tiene derecho una mujer maltratada durante 47 largos años a vengarse de su marido, que además violaba a dos de sus hijas, disparándole fríamente tres tiros por la espalda? ¿Es el maltrato un atenuante a su delito? El retrato de Jacqueline Sauvage, una humilde mujer que recoge sus canas en un moño, se ha convertido en un símbolo en Francia. Detrás de ese retrato está la compasión, pero, sobre todo, el debate. ¿Acaso lo que hizo Jacqueline Sauvage no es un acto de legítima defensa? No. No lo considera así la justicia con las leyes francesas en la mano. ¿Por qué no cambiarlas? ¿Por qué no introducir como atenuante el síndrome de la maltratada? 36 parlamentarias están a favor de revisar la ley.

El juicio a Jacqueline Sauvage y la condena, confirmada en apelación, han conmovido a la sociedad francesa. Arropada por sus hijas, esta mujer que ha cumplido los 69 años en la cárcel, no oculta su crimen. Aquel día de septiembre de 2012 dormía la siesta cuando su marido la despertó a gritos y la amenazó por enésima vez exigiéndole que preparara la comida. El hombre abandonó el dormitorio y ella se levantó con una determinación inusual. “En ese momento, tuve una luz en el cerebro”, contó a los jueces. “Cogí la carabina de la habitación. La cargué. Él estaba abajo en la terraza, sentado, de espaldas. Me acerqué y tiré, tiré, cerrando los ojos. Dudé para el tercer disparo”.

En el pequeño pueblo de Selle-sur-le-Bied, en la región céntrica del Valle del Loira, el carácter violento de Norbert Marot era bien conocido. Le temían los vecinos, pero le temían sobre todo en casa: su esposa, casada con él a los 18 años y sometida a su dominio, su hijo Pascal, diana de sus golpes también, y dos de sus hijas, a las que violaba. Aseguraba Jacqueline Sauvage ante los jueces que Norbert la pegaba una media de tres veces por semana y que ignoraba que cuando empuñó la carabina su hijo Pascal, huido de casa, acababa de suicidarse.

Las cifras de la Francia más machista

– En 2014 murieron 134 mujeres a manos de sus parejas o exparejas. 31 hombres murieron por la misma causa en Francia, según datos oficiales.

– Cada tres días muere una francesa por violencia de género.

– Como media, se estima que cada año 223.000 mujeres son víctimas de violencia conyugal en sus formas más graves.

– 143.00 niños viven en Francia en un hogar en el que la mujer ha declarado ser víctima de violencia de género.

– 84.000 francesas sufren cada año violaciones o tentativas de violaciones.

– En 2014, 765 hombres y seis mujeres fueron condenados por violaciones a personas de más de quince años.

– La sensibilidad frente a la violencia machista es muy alta en Francia. El porcentaje de mujeres que consideran haber sido víctimas de violencia física es del 44%, el quinto más alto de la Unión Europea, según la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE. Los primeros puestos los ocupan Dinamarca, Finlandia, Suecia y Holanda. La media europea está en el 33%.

El 13% de las europeas han sufrido acoso sexual en el último año. En Francia, ese porcentaje está en el 18%

Jacqueline Sauvage acudió a urgencias a causa de los golpes (cuatro veces en los últimos cinco años de convivencia con él), pero nunca denunció formalmente a su marido. Es un dato que ha jugado en su contra. También, el hecho de que sus disparos no se hicieran en caliente, en plena paliza. La legítima defensa se funda en Francia en la concomitancia del acto de la agresión, así como en la proporcionalidad de la respuesta. Sauvage está condenada a diez años.

Pero una importante parte de la sociedad francesa no parece dispuesta a aceptar el veredicto. El movimiento a favor de Sauvage ha sido de tal amplitud que se recabaron casi 400.000 firmas por el indulto y el presidente de la República, François Hollande, tuvo que recibir a la familia a principios de año y otorgar un indulto parcial que no ha servido para liberar automáticamente a esta mujer. “Tengo miedo de que no aguante en la cárcel hasta 2018”, dice su abogada Nathalie Tomasini. El recurso presentado y que se verá el próximo 24 de noviembre quizá logre su libertad, pero Francia quiere ir más lejos e inscribir en sus leyes atenuantes para las maltratadas.

Esta legislatura termina en apenas seis meses. Es probable que la propuesta de ley presentada en marzo pasado quede para otro momento, pero la idea ya está en la Asamblea Nacional. Se trata de considerar un atenuante el síndrome de la mujer maltratada. Es algo que existe en Canadá y que se define como la incapacidad del sujeto para salir por sí mismo de la situación. Es el síndrome que hace posible que tantas maltratadas no presenten denuncia, que estén atenazadas por el miedo y la dominación del otro, que sean incapaces de reaccionar, enterradas como están por la depresión y la falta de autoestima.

Las abogadas Sauvage, Janine Bonaggiunta y Nathalie Tomasini.

Las abogadas Sauvage, Janine Bonaggiunta y Nathalie Tomasini. 

“Francia tiene que reconocer el feminicidio y debe aplicar la presunción de legítima defensa en el caso de una mujer maltratada porque esta está en un peligro de muerte permanente”, dice Raphaëlle Rémy-Leleu, portavoz de Osez le féminisme!, uno de los colectivos que más pelea por este asunto. “Sauvage solo estaba decepcionada por su vida familiar”, rebatió durante el juicio la abogada de la familia de la víctima Célile Hernry-Weissgerber.

La campaña de apoyo a esta mujer ha arrastrado a políticos de todas las ideologías, desde los izquierdistas Daniel Cohn-Bendit o Jean-Luc Mélenchon hasta la candidata de la derecha Nathalie Kosciusko-Morizet (la visitó en la cárcel) y la alcaldesa socialista de París Anne Hidalgo. El caso ha servido para que la sociedad francesa entienda un poco más el fenómeno de la violencia de género, un asunto que no se airea a menudo en un país en el que cada año matan a más de 130 mujeres y más de 200.000 sufren el mismo calvario que Sauvage.

El caso Sauvage

– Jacqueline Sauvage, de 69 años, mató a su marido Norbert Marot en septiembre de 2012 de tres disparos de carabina

– Tras ser detenida, es informada de que la víspera su hijo Pascal se ha suicidado

– Durante el juicio se desvela el carácter violento de Marot, que agredía a su hijo Pascal y violaba a dos de sus hijas

– Sauvage es condenada a diez años de cárcel en 2014. Sus abogadas recurren la sentencia

– En diciembre de 2015, el tribunal de apelaciones confirma la sentencia y se inicia en Francia una campaña por su liberación. 370.000 personas firman la petición.

– En enero de 2016, el presidente François Hollande le concede el indulto parcial, que no conlleva la liberación automática.

– En marzo, la diputada conservadora Valérie Boyer presenta una proposición de ley para que se tenga en cuenta el síndrome de la maltratada.

– En agosto de 2016, la justicia decide mantenerla en prisión.

– El 24 de noviembre, el tribunal de apelaciones de París revisa esta última decisión.


Fuente: El País


Comments are closed.