Erika Olivera

Deportista Érika Olivera denuncia que fue violada por su padrastro y que su madre nada hizo

Published On 2 julio, 2016 | noticias

Miles se mostró sobrecogido por el relato y destacó la valentía y fuerza de abanderada de Chile para los Juegos Olímpicos.


La deportista y abanderada de Chile para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Érika Olivera, denunció constantes abusos y violaciones padecidos en manos de su padrastro.

Los hechos fueron denunciados el mes anterior a la Policía de Investigaciones (PDI) y hoy fueron difundidos por la Revista Sábado.

En su denuncia, la deportista precisó que su padrastro, el pastor evangélico Ricardo Olivera, la violó repetidamente entre los 5 y los 17 años, mientras su madre nunca la apoyó o dio relevancia a los abusos.

“Debo haber tenido 5 años la primera vez que me abusó en el campamento. El dormitorio estaba empapelado con un papel mural rojo tipo kraft, él mismo lo había forrado. Él empezó mostrándolo como un juego, con caricias y después fue avanzando. Esa primera vez no entendí lo que pasó, era una niña, no cachaba nada. Él siempre decía que eso nadie lo tenía que saber”, comentó Érika

Añadió que, con el tiempo, “apenas tenía la oportunidad era llegar y llevar para él. Mientras yo no me pude defender, él hacía lo que quería conmigo. A veces, en la noche, él iba al dormitorio nuestro y ahí molestaba un poco. Me tocaba cuando estaban mis hermanos”

Al contar a los 12 años a su madre los abusos, la situación no mejoró para érika. Sólo “me dijo que ojalá que fuera mentira, porque si era verdad que él me abusaba, nadie me iba a querer, no iba a poder tener hijos, no familia”, dijo la deportista.

Al conocer los hechos, el Movimiento por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Miles) se mostró sobrecogido

“Valoramos profundamente el coraje de Erika para romper el silencio, después de tantos años de angustia y sufrimiento. Su relato es crudo y doloroso, está cruzado por continuas injusticias, por misoginia y por machismo exacerbado. Su historia refleja la realidad de muchas mujeres en Chile. Es muy sanador que Érika denuncie los abusos ante la PDI y públicamente”, señaló la directora de Miles, Claudia Dides.

Añadió que la “violencia padecida por las mujeres proviene no sólo del atacante directo, sino también del entorno que es cómplice y encubridor de los mismos. La situación es dramática cuando quien encubre es tu propia familia, o peor, tu propia madre. Érika ha mostrado una perseverancia y fortaleza tan genuinas, como ejemplares y fuertes. Nuestra solidaridad con ella”.

“Esperamos que Érika lentamente sane su malestar. Lo importante es que ya comenzó a hacerlo al verbalizar y relatar lo sucedido. Estamos convencidas de que su relato ayudará a muchas mujeres que vivieron y están viviendo lo mismo. El mensaje es claro: por justicia y sanidad mental se debe denunciar”, puntualizó Dides.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.