juanjosetamaño

Reflexiones sobre las mujeres en las religiones y la teología feminista: Juan José Tamayo

Published On 24 noviembre, 2015 | Noticias

Este discurso fue pronunciado el 28 de junio 2013, el teólogo español Juan José Tamayo en la inauguración de la Escuela de Teología Feminista, organizado por Católicas Por el Derecho a Decidir de El Salvador . Está disponible en su español original en Adital y traemos a ustedes aquí en Inglés – RG

Deseo expresar mi agradecimiento a Católicas Por el Derecho a Decidir, en El Salvador, por haberme invitado a pronunciar este discurso en la inauguración de la Escuela de Teología Feminista, que tendrá lugar entre julio y diciembre de 2013, con un programa estructurado en torno a tres ejes fundamentales: Historia de la Teología Feminista, Derechos Humanos de las Mujeres – un compromiso ético y teológico, y la sexualidad y la corporalidad. La invitación es un honor y un reto para mí.

Es un honor, ya que implica tener el privilegio de asistir en la colocación de la primera piedra de una de las experiencias teológicas más prometedores – el nacimiento de la primera Escuela de Teología Feminista en El Salvador, lo que sin duda enriquecerá teología de la liberación latinoamericana con nuevas aportaciones desde la perspectiva de género.

Un reto, porque este discurso, de carácter introductorio, se analiza críticamente la actitud de las religiones hacia las mujeres y establece la base para una teología de la liberación feminista desarrollada a partir de las categorías de la teoría feminista – género, el patriarcado, la autonomía, la subjetividad, pacto entre las mujeres, el género violencia, etc .. Voy a desarrollar cinco ideas de forma sistemática en este discurso:

1. Las religiones nunca han llevado bien con las mujeres – no hoy, ya sea – que son los eternamente olvidados y los grandes perdedores.

2. Las religiones han ejercido todo tipo de violencia contra las mujeres – física, psicológica, religiosa y simbólica.

3. Sin embargo, las mujeres son los más fieles seguidores de los preceptos religiosos, los mejores maestros en las diferentes religiones y los que, por paradójico que pueda parecer, el mejor reproducen la estructura patriarcal de las religiones.

4. Sin embargo, cada vez más mujeres se están rebelando contra las confesiones religiosas, sin abandonar la religión. Ellos se organizan autónomamente, partiendo de las pautas morales impuestas por el patriarcado religioso y vivir la experiencia religiosa de su propia subjetividad sin tener que pasar por la mediación de los hombres.

5. A partir de esa rebelión, una nueva manera de pensar y de reformular las creencias y prácticas religiosas ha surgido en todas las religiones – la teología feminista.

1. Las mujeres son las grandes olvidadas y los perdedores en las religiones

a) La mujer en las religiones no son reconocidas como sujetos morales – que son considerados como menores de edad que necesitan guías espirituales masculinas para guiarlos por el camino de la moral, decirles lo que es bueno y lo que es malo, lo que pueden o no pueden hacer, sobre todo en materia de sexualidad, las relaciones de pareja y la educación de sus hijos. Las normas morales que deben cumplir las mujeres – ni mucho menos, siempre que no contravenga la mayor parte del tiempo, las pautas igualitarias de los fundadores -. Son dictadas por los hombres, quienes las imponen como obligatorias en la imaginación religiosa patriarcal, la influencia de los clérigos , imanes, rabinos, lamas, gurús, pastores y guías espirituales, las mujeres son consideradas tentadoras, comportándose ligeramente, amoral, etc .. Esa imagen se ha desarrollado a partir de ciertos textos de algunos libros sagrados escritos en un lenguaje patriarcal, y sirven para todos los tiempos y todos los lugares, y leer a través de los ojos fundamentalistas y una mentalidad misógina.

b) Las mujeres casi nunca son reconocidos como sujetos religiosos. En muchas religiones, la divinidad es generalmente de sexo masculino y tiende a estar representado sólo por los hombres. Desde que Mary Daly concluye, con razón creo, “si Dios es hombre, el hombre es Dios.” Por lo tanto, los hombres se sienten divinamente derecho a imponer su voluntad omnímoda sobre la mujer y el patriarcado religioso – Dios, en fin – el patriarcado legitima en la sociedad. Precisamente porque sólo los hombres pueden representar a Dios, sólo los hombres pueden entrar en el ámbito de lo sagrado, el mundo divino, entrar en el sanctasanctórum , sube al altar, ofrecer el sacrificio, llevar la oración comunitaria en la mezquita, presidirá la ceremonia religiosa en las sinagogas (con algunas excepciones). Sólo los hombres pueden ser sacerdotes en la Iglesia católica, imanes en el islam y rabinos en el judaísmo ortodoxo, sin que exista ningún texto sagrado absoluto que excluye a las mujeres. En la Iglesia Católica, la ordenación de las mujeres se considera un delito tumba en el mismo nivel que la pederastia, la herejía, la apostasía, y se castiga con mayor severidad que la pederastia – con la excomunión. Viernes oración comunitaria dirigidas por mujeres se describe como la profanación de lo sagrado. En la Iglesia católica, las mujeres pueden consagrar su vida a Dios, pero, a causa de su sexo, no pueden representar a Dios. En las mezquitas, las mujeres suelen estar separados de los hombres – a fin de no contaminarlos? – Se colocan en la parte superior detrás de una celosía, ya veces incluso tienen que entrar por una puerta diferente a los hombres.

c) Las mujeres son apenas reconocidas como sujetos teológicos. Las instituciones religiosas suelen poner todo tipo de obstáculos para las mujeres que estudian y enseñando teología, la interpretación de los textos sagrados, la reflexión sobre la fe, etc. Y cuando deciden o se atreven a pensar en la fe y la teología hacen de sus experiencias de sufrimiento y lucha, e interpretan los textos de sus religiones de su subjetividad, de sus experiencias de vida, por lo general están acusados ​​de entrar en una tierra que no es suya y caer en el subjetivismo. Como si los hombres no eran, en sus lecturas e interpretaciones! En la mayoría de las religiones, teología está escrito en letras masculinas.

d) La organización de las religiones está configurado principalmente patriarcal – todos los sacerdotes católicos y los imanes son los hombres, el Dalai Lama es un hombre, la mayoría de los rabinos y las lamas son hombres. Por lo tanto, las religiones pueden ser definidos como patriarcados perfectos. Hay, sin embargo, notables excepciones en las iglesias protestantes, que ordenan mujeres pastores, sacerdotes y obispos.Una práctica que debería generalizarse a acabar con la discriminación de género en el acceso a los ministerios ordenados.

e) Es difícil para las mujeres para llegar a puestos de responsabilidad en las comunidades religiosas. La alimentación se lleva a cabo generalmente por los hombres. El trabajo de las mujeres es tomar los pedidos. Que tiende a ser justificada por el argumento androcéntrico de las religiones, apelando a la voluntad divina – que es Dios el que confía el poder y la autoridad de los hombres. En el caso del cristianismo, Jesús se hizo un llamamiento a las mujeres en el cierre de la ordenación sacerdotal. El [anterior] Papa acaba de decir en el libro-entrevista con el periodista Peter Seewald: No es que no queremos para ordenar mujeres sacerdotes, no es que no nos gusta. Es que no puedo, porque eso es lo que fue establecido por Cristo, quien dio la forma Iglesia con los Doce y luego en la serie con ellos, con los obispos y los presbíteros (sacerdotes). En otras palabras, que sólo ordenó hombres como sacerdotes. ! Chovinismo duro puro y una lectura androcéntrica de la Biblia para legitimar la organización patriarcal de la Iglesia, me pregunto, son las iglesias cristianas – cada vez más numerosos – que ordenan mujeres y reconocer su papel sacerdotal y episcopal, violando el mandato de Cristo, o son ¿se aplica el principio del Evangelio democrático de la igualdad entre hombres y mujeres en sus comunidades con la Biblia cristiana en la mano y de una hermenéutica de género, hay que decir:

a) que lo que Jesús de Nazaret comenzó no era una Iglesia jerárquica, patriarcal como la actual, sino un movimiento igualitario de hombres y mujeres;

b) que Jesús no ordenar a los hombres o las mujeres sacerdotes. Por el contrario, directa y expresamente excluidos del sacerdocio de la nueva religión y se elimina el templo como lugar de culto, se propone como una alternativa de adoración “en espíritu y en verdad.” El cristianismo, como Díez-Alegría decía con lucidez, es una, no una religión ontológico-cultural ético-profética. Con la historia de la Iglesia en la mano y la investigación arqueológica, podemos afirmar que por diversos siglos, las mujeres ejercer funciones sacerdotales y episcopales. ¿No es la historia, según la Iglesia, el “maestro de vida”? f) Las religiones legitiman en muchos aspectos la exclusión de las mujeres de la esfera pública, la vida política, la actividad intelectual, el campo científico, y limitan sus funciones a la ámbito doméstico, la esfera privada, la educación de sus hijos e hijas, atendiendo a sus maridos, el cuidado de los enfermos y los ancianos, etc .. Cualquier tipo de presencia de las mujeres en la actividad política o social se considera ajena a la “identidad femenina” (?) y un abandono de su verdadera esfera de operaciones que es el hogar, con la consiguiente culpabilización. En la mayoría de ellos argumentan que las mujeres puedan realizarse plenamente en el hogar y en el trabajo, que no se aplica a los hombres. g) La mayoría de las religiones niegan a las mujeres el reconocimiento y el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos: * Las mujeres no son dueños de sus propios cuerpos, que son controlados por sus confesores, directores espirituales, esposos, etc * Las mujeres no se les permite planificar sus familias – que deben tener los hijos que Dios quiere, que Dios les manda, no los que libremente elijan. * Ellos no puede ejercer su sexualidad fuera de los límites impuestos por la religión (el matrimonio, la heterosexualidad). La práctica de la sexualidad fuera del matrimonio o con personas de distinto sexo está prohibida y condenada expresamente. * Se consideran impura debido a la menstruación. * Si deciden interrumpir un embarazo, incluso con arreglo a la ley, están acusados ​​de siendo pecadores y criminales e incluso hay llamadas para que sean encarcelados. Los líderes religiosos del catolicismo y el Islam, por ejemplo, coinciden en la condena y la criminalización del aborto. * Las mujeres no pueden usar métodos anticonceptivos porque esto implica poner obstáculos a la vida.

2. Las religiones han ejercido históricamente – y continuará ejerciendo hoy – diversos tipos de violencia contra la mujer: física, simbólica y religiosa

Los textos sagrados son prueba de ello. Justifican golpear a las mujeres, la lapidación ellos, ofreciendo en sacrificio para cumplir una promesa y para aplacar la ira de los dioses, dejándolos encerrados en la casa hasta que mueran, imponiendo silencio sobre ellos, no reconocer su autoridad, no valorar su testimonio como igual a la de los hombres, etc. Prácticas religiosas vienen a ratificarlo. Las mujeres no se les concede la presunción de inocencia, pero se presume inocente hasta que se demuestre lo contrario. Ellos son los que caen en la tentación y tientan a los hombres, y por lo tanto merecen el castigo. Algunos de los Padres de la Iglesia consideran la “puerta a Satanás” y “la causa de todos los males.” Un teólogo tan influyente en el cristianismo como Agustín de Hipona llega a afirmar que la inferioridad de la mujer pertenece al orden natural. Otro teólogo tan decisivo en la teología cristiana como Tomás de Aquino define a la mujer como un “hombre imperfecto.” Lutero habla de las mujeres como inferiores de mente y cuerpo por haber caído en la tentación y afirma que las mujeres no fueron creados para cualquier otro propósito que el de servir a los hombres y ser sus ayudantes. La violencia de los hombres de la Iglesia contra las mujeres, incluyendo los santos como Agustín de Hipona, se describe en toda su crudeza y realismo en una escena de la novela de Jostein Gaarder Vita brevis , que incluye la carta dirigida por Floria Emilia a Aurelio Augustinus, con quien había vivido como concubina por doce años: “Una tarde, se dirigió a mí en un ataque repentino, fue después de que habíamos compartido los dones de Venus de nuevo. Entonces me golpeó. ¿Recuerdas cómo me pegas? … ustedes que alguna vez fueron un respetado maestro de la retórica, que me golpearon casi sin sentido, ya que ha permitido a sí mismo para ser tentado por mi ternura. Así era yo el que tenía que cargar con la culpa de su lujuria … Usted me golpeó y gritó, obispo, porque ahora me plantea una amenaza más a la salvación de tu alma . A continuación, se apoderaron de un palo y me golpearon de nuevo. Me preguntaba si usted podría querer vencer a la vida fuera de mí, para que puedan servir para el mismo propósito como si hubiera castrado a sí mismo. Yo no tenía tanto miedo por mi propia piel, me estaba tan roto, tan decepcionado y avergonzado de [que] que clara y distintamente Recuerdo deseando que lo haría conmigo ahora una vez por todas. ” (1) Después de contar el asalto hasta el mínimo detalle, Floria comenta que ella no era la que Agustín latía, pero Eve – mujer – y ella lo recuerda, citando a Publio Sirio, que quien se comporta injustamente a una persona, amenaza a muchos personas. Al final de la carta que confiesa al obispo de Hipona con el drama justifica: “Me estremezco, porque me temo que la hora viene, cuando las mujeres van a ser asesinados por los hombres de la Iglesia de Roma.” (2) Y ella va a plantear una pregunta escalofriante: “¿Pero por qué tienen que ser asesinado, honorable obispo Porque te recuerdan que ha renunciado a su propia alma y atributos pensar en ello y por quien por a?..? Dios, dice, para aquel que creó los cielos que tú y la tierra en la que las mujeres que dan a luz a su casa. “(3) cubren el ex compañera de Agustín dice a los hombres de la Iglesia que, si Dios existe, Él los juzgará por los placeres a los que dieron la espalda y por negar el amor entre hombres y mujeres. Floria Emilia termina la carta informando al obispo que si él fue quien se encargó de enviar a ella susconfesiones para que ella conseguiría bautizados, que no iba a darle esa satisfacción.

3. Sin embargo, las mujeres son los más fieles seguidores de las religiones Hay quienes dicen que la orientación de las mujeres hacia la religión es innata, genética, incluso, que las mujeres son naturalmente más crédulos y, por tanto, más asidua en las actividades religiosas. Ninguna investigación genética demuestra. Es un estereotipo cuyo objetivo es someter a las mujeres a las pautas religiosas restrictivas y represivas. Los que así piensan olvidan que ha sido tradicionalmente las mujeres en quienes el sentimiento religioso ha sido muy inculcado. Es, por tanto, un proceso inducido por el cual responde a la educación y la formación específica. Las mujeres son las mejores transmisores de la enseñanza religiosa a sus hijos en la familia y para los niños y las niñas en los lugares de culto a través de la educación religiosa. También son los que mejor reproducen la organización patriarcal y la ideología androcéntrica y los que la mayoría de las religiones práctica.

4. La revuelta de las mujeres en las últimas décadas, hemos visto una rebelión real de las mujeres en el campo de la religión, tanto personal como colectivamente, tanto en las religiones y en la sociedad. a) En el plano personal, consciente violación de las reglas y directrices en materia de sexualidad, relaciones de pareja, la planificación familiar, opciones políticas, etc .. b) Dentro de las religiones, la creación de movimientos y asociaciones de mujeres que ejercen su libertad de organización y funcionamiento autónomo, aparte de los hombres e incluso en conflicto con las autoridades religiosas. c) En la sociedad, participando activamente en los movimientos feministas y organizaciones sociales como expresión de la convergencia en las luchas por la emancipación de la mujer y como una forma de comprometerse con los sectores más vulnerables de la sociedad. d) La rebelión de las mujeres dentro de las religiones es una de las eventos más grandes y más importantes en la historia del fenómeno religioso, que tiene importantes repercusiones políticas y sociales. Esto implica un avance en la lucha por la emancipación de la mujer y por la liberación de los marginados y excluidos. Por lo tanto, la rebelión feminista de mujeres creyentes deben recibir el apoyo de las personas religiosas y colectivos, sino también el de todos los ciudadanos que están comprometidos con la lucha por la emancipación de las personas que son víctimas de diversas formas de opresión. La indignación de las mujeres creyentes es su respuesta a la situación de indignidad en la que han sido colocados en la mayoría de los sistemas de creencias, religiones y movimientos espirituales.

5. La teología feminista Como resultado de esta rebelión, ha surgido una nueva forma de vivir y pensar la fe religiosa de la propia subjetividad de la mujer en las diferentes religiones, cultivada especialmente por las mujeres – la teología feminista, que: a) comienza a partir de las experiencias de las mujeres de sufrimiento, lucha y resistencia contra el patriarcado y sus diferentes manifestaciones.b) Restaura la memoria de las antepasadas que trabajaron para avanzar la historia hacia la libertad de los oprimidos y por la emancipación de la mujer contra todo tipo de discriminación. c) está reescribiendo la historia de religiones, desde la perspectiva de género, dando una voz y liderazgo para las mujeres que han sido silenciadas por el patriarcado religioso. d) Usos de las categorías de la teoría de género para analizar críticamente las estructuras patriarcales y androcéntricas argumentos por las confesiones religiosas, y propone una teología alternativa que contribuye a la emancipación de la mujer en todos los ámbitos de su existencia.

La teología feminista no es una teología regional que temáticamente se ocupa de cuestiones relacionadas con la mujer, ni uno que sólo le importa a las mujeres y está siendo desarrollado por las mujeres. Es una teología que es: a) fundamental, que trata de dar razón de la fe en Dios, que no se somete al modelo divino patriarcal y en el seguimiento de Jesús según el movimiento igualitario de hombres y mujeres que decidieron seguirlo, b) uno de la liberación, que busca contribuir a la salvación de todos los oprimidos y la transformación de las estructuras religiosas de la dominación masculina; c) crítica, que utiliza métodos histórico-críticos y la teoría feminista y utiliza una hermenéutica de la sospecha de interpretar los textos fundadores de las religiones de la perspectiva de género. Una hermenéutica de la sospecha de que también se extiende a las traducciones e interpretaciones, que se realizan en su mayoría de presupuestos andro-antropocéntricas, d) que reconoce que las mujeres religiosas, morales y temas teológicos, como interlocutores directos con Dios, sin la mediación de los hombres, y como portadores de la gracia y de la salvación. Teologías feministas se están desarrollando en la mayoría de las religiones. A la revolución feminista, la primera de un pacifista en la historia, el patriarcado está respondiendo con la violencia de género. Para la teología no sexista, muchas religiones están respondiendo mediante la exclusión de las mujeres.

Conclusión

* En el siglo 19, las denominaciones religiosas perdieron la clase obrera, ya que estaban en el lado de los jefes que los explotaban y condenaron las revoluciones sociales que lucharon por una sociedad más justa y solidaria. Los trabajadores dieron la espalda a las religiones, ya que se sintieron traicionados por ellos, después de haber enajenado, la mayor parte del tiempo, a partir del mensaje igualitario de la solidaridad de sus orígenes.

* En el siglo 20, las denominaciones religiosas perdieron los jóvenes y los intelectuales, porque de sus posiciones filosóficas y culturales integristas, lejos de ser el nuevo clima de la modernidad.

* Si continúan por el camino patriarcal en la que ahora están en marcha, en el siglo 21, las denominaciones religiosas perderán las mujeres, que hasta ahora han sido sus mejores y más fieles seguidores.Sin la clase obrera, sin los jóvenes, sin intelectuales y sin las mujeres, las confesiones religiosas se han llegado a su fin. Y no van a ser capaces de culpar a nadie por su fracaso. Ellos mismos se han suicidado. (Para una elaboración de estas ideas, véase Juan José Tamayo, Otra teología es Posible. Pluralismo Religioso, interculturalidad y feminismo , Herder, Barcelona, ​​2012, 2 ª ed., en especial el capítulo “Revolución feminista en la . Teología, pp 213-265)

Notas: (1) Jostein Gaarder,Vita brevis La carta de Floria Emilia a Aurelio Agustín. , Siruela, Madrid, 1997, pp 112-113 [Nota del Traductor:. Una traducción al Inglés de una parte de la carta se puede encontrar aquí .] (2) Ibid., 126. (3) Ibid, 126-127.

Comments are closed.